¿Qué es para ti el teatro?

La vida sobre un escenario.

 

¿Tu amor al teatro fue amor a primera vista o veneno lento?

Creo que veneno lento, recuerdo que en mi pueblo hace años no se veía mucho teatro, una vez mi madre me llevó a ver una obra de teatro que se llamaba “Como ser John Wayne” o algo así y me empezó a picar la curiosidad, pero de niño me fascinaba más el cine, fue a los 14 cuando me apunté a la escuela municipal de teatro y allí conocí a Eduard Costa y Coque Serrano (director y productor de Johnny Chico hoy), ellos me transmitieron su pasión y respeto por el teatro.

 

¿Crees que se apoya lo suficiente el mundo del teatro desde las entidades públicas?

La impresión que me da es que no es sencillo acceder a esas ayudas y que en muchas ocasiones hay cierto favoritismo y se acaban llevando parte del pastel los mismos de siempre. Y eso me aburre un poco, la verdad.

 

¿Qué es lo último que has visto?

Lo último han sido obras de PasoAzorín, son compañeros/as en el Lara y les quiero y admiro mucho, apuestan por gente joven con talento poco conocida y eso creo que tiene un gran valor. Vi “Baldosas Amarillas” y “Besarte, mimarte y follarte”.

 

Teatro clásico o contemporáneo

Contemporáneo. 

 

Una obra de teatro que te haya fascinado

Pues destacaría porque me flipó el trabajo de Sanzol y Carril “El bar que se tragó a todos los españoles” y también “Juguetes rotos” con mi compañero de La que se avecina Nacho Guerreros que está fantástico. 

 

Un autor que te sea un referente

Mis referentes son gente cercana, Eduard Costa tiene textos desconocidos maravillosos, también el autor de Johnny Chico (Go by night en la versión original australiana) Stephen House. Y Lorca, Lorca siempre.

 

Un actor que admires

Raúl Arévalo, Asier Etxandía… y si nos vamos fuera Ewan McGregor.

 

Tu teatro preferido

En Madrid el Teatro Lara, por el cariño que le tengo, por la localización, por lo bonito que es… pero guardo dentro de mí el teatro que me vió crecer como actor, el Mónaco de Onda (Castellón)