La olvidada Lisístrata

Hécuba en Kabul